Taylor habla sobre multiculturalidad, por Pau Sanchis

[themecolor]El desafío del pluralismo. Conferencia de C. Taylor. Octubre 2014[/themecolor]

 La sala enmudeció de manera automática cuando Charles Taylor entro en la sala. Si es un goce leer a un autor de gran relevancia, todavía más lo es escucharlo en primera persona. Así, después de las presentaciones pertinentes y alabanzas a su abultado currículum, empezó la conferencia sobre una temática más que actual en nuestros tiempos: multiculturalismo e interculturalismo: límites, apuestas e implicaciones .

[themecolor]Multiculturalidad y democracia[/themecolor]

Hoy en día, situados en un contexto de globalización y tremendas desigualdades entre países que provocan amplios movimientos de inmigración, nos hayamos ante un desafío que hace necesario el tener que pensar una noción de multiculturalidad que posibilite una mejor convivencia y con ello más democracia en nuestras sociedades.

 El filósofo canadiense advirtió que la democracia exige una cohesión en la que los ciudadanos tienen el deber de implicarse, por ejemplo, a través de la solidaridad. En este sentido es necesario que haya una confianza y respeto mutuo entre los individuos de una misma sociedad; lo que conlleva, como bien señalaba, a no pensar únicamente en uno mismo como un individuo cerrado y estanco, sino a reconocerse en los demás. Hay, por ello, una necesidad de pensar a en un bien común que articule la cohesión de los individuos dentro de una misma sociedad.

Ahora bien, ¿todos los ciudadanos responden a estos criterios? Habrá algunos que sí y otros que, por el momento, no. Unos acusan a otros de ser parásitos en la sociedad, mientras que los otros acusan a los primeros de racistas –los roles del ciudadano de plenos derechos y del inmigrante están muy claros en esta descripción de Taylor- De este modo se trasluce la necesidad de un principio de cohesión en la democracia que forme parte del terreno de lo moral; y por el cual se considere al otro como ciudadano de pleno derecho. Esta es, pues, la problemática de nuestros días; a saber, salir de la discriminación con una teoría reforzada que considere al otro y a mí mismo como iguales en tanto que ciudadanos de una misma sociedad. El acento, señalaba Taylor, debe ponerse para solucionar los problemas de las sociedades multiculturales en el reconocimiento del otro pese a sus diferencias.

[themecolor]Multiculturalidad, asimilación e integración[/themecolor]

Taylor durante la conferencia sobre multiculturalidad (octubre, 2014)

Taylor durante la conferencia sobre multiculturalidad (octubre, 2014)

Sin embargo, existe una clara diferencia entre asimilación e integración como modelo que pueden seguir las sociedades. Bajo la asimilación se buscará crear una uniformidad de ciudadanos que, en última instancia, no permitirá el respeto a la diferencia y la multiculturalidad. De manera contraria, la integración no trata de convertir a todo ciudadano en un molde calcado, sino de basar la convivencia en un reconocimiento básico.  De esto modo, Taylor quiso introducirse en la distinción entre multiculturalismo e interculturalismo. Veamos cómo lo llevo a cabo.

Para la cohesión en la sociedad, señaló, será necesario la construcción de un relato social que articule dicha cohesión. Pues bien, este relato que debe construir el multiculturalismo, y que se diferenciará del interculturalismo, es que no hay una tipología ciudadana normativa, no hay una sola definición implícita que pueda diferenciar esencialmente, en el caso de Canadá, entre lo que tiene que ser un ciudadano y lo que no.  Así las cosas, se puede reconocer como ciudadano a cualquier persona que  venga de cualquier otro país.

Por otro lado, el interculturalismo aboga porque detrás de la sociedad constituida hay una historia efectiva, hay una tradición instaurada que seguirá en el tiempo. Lo que no quiere decir que no acepte a los que provienen de otras culturas, todo lo contrario. Los nuevos individuos integrados en la sociedad pertenecerán a esta tradición instaurada.

En los dos relatos, pues, encontramos el punto en común de que todos pueden ser ciudadanos. Más concretamente, en el caso del multiculturalismo en Canadá, que es el que a Taylor más le interesa, éste se basa en dos mensajes: a) todo el mundo puede integrarse en la sociedad y b) la misma sociedad va a buscar que te integres.

Es pues desde esta lógica que se entiende la posibilidad de llegar a ser ciudadano en sentido amplio, es decir, de reconocer la diferencia, pero al mismo tiempo integrar al que proviene de otro país.

The following two tabs change content below.
Licenciado en Filosofía (2007-2012) por la Universidad de Valencia tras estudiar un año en la universidad París 1 Panthéon-Sorbonne. Actualmente cursa el grado de Ciencias Políticas. Es profesor del Grado en Filosofía Online de la UCV "San Vicente Mártir".

Pau Sanchis Matoses

Licenciado en Filosofía (2007-2012) por la Universidad de Valencia tras estudiar un año en la universidad París 1 Panthéon-Sorbonne. Actualmente cursa el grado de Ciencias Políticas. Es profesor del Grado en Filosofía Online de la UCV "San Vicente Mártir".

Leave a Comment